Los cristianos en Tierra Santa viven en una situación dramática

artemioM.C. – 30/03/2009
Como Vicecustodio de Tierra Santa, el P. Artemio Vitores es uno de los franciscanos más conocidos y respetados, no solo entre la cada día más exigua comunidad católica sino entre los árabes y judíos que viven –y difícilmente conviven- en las ciudades donde se concentran los Santos Lugares, comunes a las tres grandes religiones monoteístas. No en vano allí desarrolla su misión espiritual y administrativa desde hace ya casi cuarenta años y es un testigo privilegiado de la evolución de un conflicto que va camino de eternizarse….
“Análisis Digital” ha tenido la ocasión de entrevistarlo en el marco del “Encuentro Madrid”, celebrado este pasado fin de semana en la Casa de Campo con afluencia de numerosas familias y donde ayer participó en una apasionante mesa redonda junto al Secretario del Patriarcado Maronita de Jerusalén.

-¿No hay solución al conflicto judeo-palestino?
-Harán falta muchas generaciones para que desaparezca el muro de odio que se ha levantado en los últimos decenios y, más en particular, a partir de las segunda “Intifada” en el año 2.000 durante la cual los palestinos lo perdieron todo…
-¿Qué pueden hacer los cristianos allí?
-Allí, la situación de los cristianos es dramática porque cada día hay menos. Fíjese en estos datos: en 1945, es decir, tres años de la fundación del Estado de Israel, la población de Jerusalén estaba compuesta por un 20 por ciento de cristianos y el resto musulmanes salvo una exiguo minoría judía, mientras en Belén los cristianos eran un 70 por ciento y ahora somos solo un 15 por ciento.
-¿Entonces?
-Entonces habría que hablar más de qué pueden hacer los cristianos en el resto del mundo. Los que vivimos en Tierra Santa padecemos una precariedad dramática, como antes le decía. La Iglesia, es este caso la Custodia confiada a los franciscanos desde hace ocho siglos, se ocupa de buscar trabajo, escuela y casa a los palestinos cristianos para que no se vayan y eso exige no solo esfuerzo sino apoyo moral y económico. Las peregrinaciones nos ayudan mucho, pero mantener los Santos Lugares cristianos y nuestra labor exige mucho más. Necesitamos donativos. Mantener las escuelas arroja un déficit anual de un millón de dólares. No es casi nada, pero a nosotros es un mundo…
-¿De cuantas escuelas hablamos?
-La Custodia dirige 16 escuelas con 10.000 alumnos, la inmensa mayoría musulmanes, y 400 profesores; su labor da trabajo, además, a 250 personas que también se ocupan de las cinco hospederías donde caben 500 peregrinos. Añada a ello las 29 parroquias que nos corresponden, las 79 iglesias, las tres residencias de ancianos y dos internados de huérfanos… sin olvidar la ayuda que prestamos a familias ultranecesitadas, dotándolas de viviendas o pagando los alquileres; las becas que ofrecemos a los universitarios, las guarderías…
-¿Además de los donativos, qué otros medios tienen de allegar fondos?
-Uno de los más importantes es, sin duda, la colecta que se realiza en todas las iglesias el Viernes Santo. Se lo recuerdo porque ya estamos muy cerca de la Semana Santa: que nadie nos olvide en España, por favor, cuando se celebre la Pasión y la adoración de la Cruz el Viernes Santo y se pase el cepillo de la dolecta.
-Ahora va el Papa Benedicto XVI, después de una complicada organización…
-Así es. El programa se ha elaborado con muchas dificultades por las susceptibilidades de algunos grupos judíos y las inoportunas declaraciones del obispo lefevbriano Williamson. Pero, en fin… El Papa, cuya sensibilidad y respeto hacia el judaísmo son bien conocidos, ha acabado con los malentendidos y va como peregrino, a dialogar con judíos y musulmanes así como a fortalecer la moral de los cristianos que allí vivimos, a darnos un impulso de esperanza. Lo esperamos con gran alegría, como es natural.
-¿Cómo se llevan los cristianos con los musulmanes?
-Las relaciones son difíciles, a veces. Muchos de los cristianos son, obviamente, palestinos cuyas raíces se remontan a los primeros tiempos de nuestra Era, pero no siempre son comprendidos por los palestinos musulmanes que casi los consideran unos traidores, sin darse cuenta de que aquella tierra era cristiana antes de ser musulmana. Tratan por ello de absorberlos: ellos siguen el Ramadán para cubrir las apariencias y ellas llevan velo para no desentonar.
-¿Y con los judíos?
-Hay muchos tipos de judíos: los totalmente secularizados que han olvidado sus raíces mosaicas; los liberales que son tolerantes con otras creencias; los ultraortodoxos que miran con recelo a los cristianos… En fin, muchos de ellos nos consideran, incluso, como si fuésemos los causantes del Holocausto.
-¿Cómo llegar algún día a un acuerdo de paz?
-Paz, la paz… -reflexiona el P. Artemio- solo es posible mediante el mutuo perdón para llegar a la justicia. Pero tanto musulmanes como judíos tienen la venganza o la Ley del Talión como medida para saldar cuentas. Se ha levantado así un muro de odio casi insuperable. Solo hay algún atisbo de diálogo cuanto entran en juego los intereses de unos y otros. Pero no se llega al respeto mutuo.
-¿Pueden ayudar de alguna forma los pocos cristianos?
-Si, por supuesto: dando testimonio de fe y de vida cristiana, es decir, de servicio, de desprendimiento, de caridad en suma. San Francisco nos dejó un legado cuando acudió a Tierra Santa y habló con el sultán. “Sin pendencias, al servicio de todos, como hizo Cristo”. Por eso estamos allí…

http://www.analisisdigital.com/Noticias/Noticia.asp?IDNodo=-3&Id=38493

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás ninguno..Tambien vota los articulos, eso ayuda a saber que lecturas valen la pena leer

  • Charo

    Hola Arturo, estoy de acuerdo contigo, y como todos somos Iglesia, cada uno tendremos, en nuestro pequeño ámbito de acción, contribuir a ello con nuestro testimonio. Que tengas un buen Triduo Pascual.

  • arturo

    es muy cierto lo k dise el padre con testimonio vivo de la iglesia llegariamos a un entendimiento de paz en el mundo un abrazo a todos