«El Camino promueve una nueva cultura de la familia, abierta a la vida» – Kiko Argüello

kiko feLa Razón – 27 Junio 09 – Álvaro de Juana

El pasado mes de mayo, el Instituto Pontificio Juan Pablo II para estudios sobre el matrimonio y la familia, con sede en la Universidad Lateranense de Roma, ha otorgado a Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal, el Doctorado Honoris Causa como reconocimiento a la contribución que el Camino está llevando a cabo a favor de la familia.

 
-¿Qué importancia tiene este reconocimiento?

-El Camino Neocatecumenal ha ayudado a la reconstrucción de familias y a que los matrimonios tengan numerosos hijos. Además, en el Camino han surgido muchas vocaciones a la vida contemplativa y al sacerdocio. Todo ello gracias a esta obra de reconstrucción de la familia.

El Instituto Pontificio Juan Pablo II ha reconocido «una fecundidad muy especial por la plena valoración de la familia como sujeto eclesial y social, en plena consonancia con la forma de pensar de Juan Pablo II, a través del itinerario de formación cristiana post-bautismal iniciado que ha generado frutos abundantes en todo el mundo». Esto se logra educando a las familias en la oración y en la transmisión de la fe a los hijos. Son los padres, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica, quienes «han recibido la responsabilidad y el privilegio de evangelizar a sus hijos».

-¿Se podría decir que el Camino promueve una nueva cultura de la familia?

-El Papa Benedicto XVI y la Universidad Lateranense, al otorgarme este Doctorado, en el fondo han querido subrayar la importancia que el Camino ha tenido hoy para la Iglesia, porque promueve una nueva cultura de la familia, abierta a la vida, donde a través del paso a la fe en una celebración doméstica y la participación de los hijos en el Camino se ayuda a resanar el tejido social. Estamos sorprendidos de la obediencia y la libertad de estos jóvenes que ahora están en las universidades y de las que surgirán arquitectos, ingenieros, etc. En definitiva, una sociedad nueva en la que sus valores profundos están basados en el Evangelio, en la nueva creación que hace en nosotros el Bautismo. Por ejemplo, han acompañado al Papa en su viaje a Israel 7.000 jóvenes y nos hemos quedado sorprendidos por la alegría que han tenido durante la peregrinación. En un encuentro vocacional que celebramos se levantaron para el sacerdocio 400 chicos.
-¿Cómo realizan concretamente esto las familias neocatecumenales en el día a día?

-Tal y como expresaba la Laudatio académica del Doctorado Honoris Causa, las familias del Camino han entendido rápido y han adoptado una forma de liturgia doméstica. Sobre todo en la celebración de los laudes del domingo, vivida como un espacio donde favorecer el diálogo con Dios en un diálogo familiar. Así, la gran misión de trasmitir la fe a los hijos ha encontrado el ámbito propio del testimonio de los padres, los cuales ayudan a los hijos a comprender la relevancia de la Palabra en la propia historia concreta. En esta celebración, los padres rezan los salmos de laudes con los hijos, leen las Sagradas Escrituras y les preguntan: «¿qué te dice en tu vida esta palabra?». Al final el padre y la madre dicen una palabra, partiendo de su experiencia, e invitan a los hijos a rezar por el Papa, por la Iglesia, por los que sufren, etc.
-El Camino Neocatecumenal recupera el catecumenado de los primeros cristianos; una iniciación cristiana para redescubrir el bautismo. ¿Qué necesidad hay hoy día de un catecumenado?

-Durante siglos la Iglesia primitiva ha tenido un catecumenado serio, donde debían mostrar que tenían fe, porque comenzaban a hacer obras de vida, obras que mostraban que en ellos actuaba Cristo Resucitado. El bautismo era la gestación a una nueva creación dónde la síntesis del anuncio del Kerigma, la buena noticia, el cambio de vida moral y la liturgia, eran una sola cosa. La Iglesia de hoy necesita esta formación: que se forme el hombre nuevo, el hombre celeste, en un itinerario serio de formación cristiana.

 

De las chabolas al Vaticano En España, son unas 300.000 las personas que viven su fe en pequeñas comunidades siguiendo el modelo de la Sagrada Familia de Nazareth. El Camino Neocatecumenal es un itinerario de formación cristiana iniciado por Kiko Argüello en las chabolas de Palomeras Altas (Madrid), cuyos estatutos definitivos fueron aprobados en junio de 2008 por el Papa Benedicto XVI. «En el contexto de una secularización terrible, el Camino ha sabido poner a Dios presente de una manera singular» -decía la Laudatio del Honoris Causa concedido a Kiko. «El objetivo de nuestro apoyo al Family Day en Roma o la Fiesta de la Sagrada Familia en Madrid es el de ayudar a entender la importancia de la familia fundada sobre el matrimonio», cuenta Kiko.

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás ninguno..Tambien vota los articulos, eso ayuda a saber que lecturas valen la pena leer

  • CARLOS ALVARO

    En mi experiencia personal y familiar, la celebración domestica ha sido una fuente de bendiciones, es verdad a veces les cuesta a los chicos, pero los frutos de la fe ya se dejan ver en ellos y sobre todo en el ambiente familiar.

  • Evis de Guerrero

    con seguridad que esto es un plan de Dios, que alegría siento al leer este articulo… me imagino que a traves del camino Dios ira tocando y abriendo muchos corazones y muchas familias iran creciendo en el amor a Dios y al projimo… que hermoso cuando me reuno con mis hijos y hacemos oración… se que para ellos todavia no es muy agradable pero yo insisto y me acompañan y una vez allí Dios me echa la manita porque veo si atienden y participan y se sensibilizan, esto me ha ayudado mucho en la relación con ellos y estan mas concientes… lo importante es la constancia… y se que Dios esta allí ayudando cada vez que nos reunimos… la meta… que crezcan conociendo a Dios para que tengan una vida digna y sean felices…