Con esta opcion devuelves a la web idyanunciad.com la configuracion original, si has quitado alguna casilla

Resetear idyanunciad.com homepage

Las lecturas de la Misa. (Leccionarios)

 

Es importante conocer la Ordenación de las lecturas de la Bíblia en nuestras celebraciones para poder saborearlas mejor.
Es importante conocer la Ordenación de las lecturas de la Bíblia en nuestras celebraciones para poder saborearlas mejor.

por José Pasqual Siscar Lloréns

 

 

Antes de empezar un saludo a todos los lectores de idyanunciad.com, y mi más sincera disculpa por no haber podido escribir nada más a menudo.     En el artículo que a continuación sigue, quiero tratar sobre las lecturas que se leen en la misa, los libros en donde se encuentran (leccionarios), su elección y funcionamiento.
Como curioso de la liturgia, siempre me interrogué por el funcionamiento de los textos elegidos para la santa Misa. Conocer un par de cosas a este respecto puede ser útil también al preparar nuestras celebraciones de la Palabra semanales y sobre todo, la celebración de la santa Misa.

 

 

     La reforma del leccionario ha sido una de las joyas que ha traído la reforma liturgia tras el concilio Vaticano II. En el misal de Trento, ese que ahora muchos les gusta recuperar como misa Extraordinaria (no quiero hacer comentarios ahora a este respecto), el conjunto de lecturas eran un mero extracto de ciertas lecturas. Además, la misa del domingo, se repetía cada uno de los días de la semana, evidentemente con sus mismas lecturas. Solamente se leía un fragmento de la epístola con uno del evangelio. La Biblia era algo reservado para los sacerdotes, que tenían ocasión de meditarla al recitar el Oficio Divino.

     Tras la reforma y el nuevo leccionario de 1969, tenemos para cada domingo dos lecturas, además del evangelio, ahora desarrollaremos esto. Reapareció el Salmo Responsorial, que desde antiguo formó parte de la liturgia de la Palabra.

     Para una mejor distribución de los textos, la Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal creó una colección de nueve libros en la que están todas las lecturas de la misa, que se distribuyeron del siguiente modo:

     LECCIONARIO I: Lecturas para los Domingos y Fiestas del Señor. Año A (ahora lo explicamos)

     LECCIONARIO II: Lecturas para los Domingos y Fiestas del Señor. Año B

     LECCIONARIO III: Lecturas para los Domingos y Fiestas del Señor. Año C

     LECCIONARIO IV: Lecturas para las ferias (días de entresemana) del Tiempo Ordinario

     LECCIONARIO V: Lecturas para las fiestas de los Santos

     LECCIONARIO VI: Lecturas para las misas por diversas necesidades y votivas

     LECCIONARIO VII: Lecturas para las ferias de Adviento, Navidad, Cuaresma y Pascua

     LECCIONARIO VIII: Lecturas para las celebraciones de los sacramentos y sacramentales (funerales, bendiciones de iglesias, de abades, de vírgenes, …)

     LECCIONARIO IX: Leccionario para las misas con niños.

 

 

     Esta distribución nace de de la división que creó con la reforma, de los tres ciclos litúrgicos: A, B, C. No se leen cada año (con excepciones) las mismas lecturas. Se han creado tres ciclos de forma que, cada tres años se pueda leer la mayor parte posible de la escritura, con una lectura más variada y abundante de la misma que no se repetirán hasta tres años después. El año múltiple de tres será año C, y a partir de ahí se distribuirán los demás. El presente 2009 es año B.

     Se restaura la tradición romana y de otras liturgias de tener tres lecturas en los domingos y festivos: profeta, apóstol y evangelio, con un salmo interleccional. Con esta distribución se pone de relieve la unidad de ambos testamentos y de la historia de la salvación, cuyo centro es Cristo contemplado en su misterio pascual.

     Las lecturas se elegirán en aquello que se llama composición armónica o también con lo de la lectura semi-continua, dependiendo del tiempo litúrgico. En los tiempos fuertes: Adviento, Cuaresma o Pascua se tienen otros criterios. Por el contrario en el tiempo ordinario, esto es, en la mayor parte del año, el Evangelio y la Epístola siguen una lectura semi-continua, completamente independiente uno del otro. Con la división trianual, tenemos que en el año A se lee a san Mateo, en el año B, san Marcos y en el C, san Lucas. La lectura del antiguo testamento se compone armónicamente con el evangelio, esto es, se busca de un tema similar al del evangelio.

     En los días de entre semana, las llamadas “ferias”, se leen dos lecturas: la primera del Antiguo testamento o del Apóstol (antes el antiguo testamento ni se leía) y la segunda del Evangelio. Estos textos siguen una lectura casi continuadas de manera independiente una de la otra. Para un mayor uso de textos bíblicos, se crea un doble ciclo, similar al dominical, par e impar, que permite leer un mayor número de textos. En los tiempos fuertes, se eligen lecturas según el índole del tiempo que se trate.

     De este modo se dejan los principales textos para los domingos y los demás para los días laborables.

 

     Las celebraciones de los santos presentan una doble serie de lecturas: una del propio, esto es, los textos propios para cada uno de los santos (solemnidades, fiestas y también recuerdos), que, por cierto, escoge las lecturas más adecuadas según la vida y las virtudes del santo en cuestión. Los santos menos renombrados solamente se trata de una referencia, pero muy bien escogida en este sentido. La otra serie es de lecturas comunes, distribuidas según el carácter del santo: mártires, obispos, religiosos, vírgenes…

     De un modo similar al común de los santos se distribuyen para las misas por diversas necesidades, otra aportación con la que se enriquece el misal que ahora ofrece misas para pedir por toda serie de calamidades y circunstancias, con sus lecturas muy apropiadas a la ocasión (en caso de tormenta, para pedir por las vocaciones, al comienzo del año, en tiempo de cosecha…). También para las misas llamadas votivas, esto es, devocionales de santos, de la virgen o del Señor y las misas llamadas rituales, esto es, para los sacramentos y sacramentales, así como para los funerales y misas de difuntos.

     Es importante destacar una serie de puntos en la elección de las lecturas de la misa: guardando siempre una extensión media, se procura (como se debería hacer en nuestras celebraciones de la palabra) elegir el fragmento de forma inteligible, en su contexto. Recomiendo enérgicamente buscar los textos para nuestras celebraciones en el leccionario para así escoger el fragmento de manera adecuada. Del mismo modo con los cantos y salmos. Se han realizado de un modo espléndido una selección y distribución de los 150 salmos con la lectura más conveniente. Y Kiko Argüello ha musicalizado la mayor parte de los mismos. Por tanto, sería muy útil, buscar la lectura en el leccionario y escoger su salmo responsorial como canto (si es posible), con tal de formular con mucho mayor sentido nuestras celebraciones y elegir nuestros textos.

     Intentaremos publicar (con el permiso del webmaster) los nueve leccionarios en formato Word para facilitar esta búsqueda.

 

     Vamos a dar una breve descripción, siguiendo los textos oficiales, de lo que se refiere a las principales celebraciones y tiempos litúrgicos.

     En Adviento las lecturas es evidente se refieren a la venida de Cristo, a san Juan Bautista y a la cercana llegada del Salvador. Isaías se convierte en el rey de este tiempo, con sus textos esperanzadores. La última semana, se leen los textos inmediatos al nacimiento del Señor.

     En Navidad, es evidente qué fragmentos se van a leer, pues es un tiempo cargado de fiestas una tras de otra. Entre semana se leen evangelios referidos a las manifestaciones del Señor, tanto en su infancia como en su predicación. Recordar que el tiempo de Navidad termina efectivamente el domingo después de Reyes (el fin de este tiempo lo marca la Iglesia y no el Corte Inglés, conviene tenerlo en cuenta).

     En Cuaresma tenemos unas lecturas de carácter tradicional y secular para los domingos: 1º, las tentaciones; 2º, la transfiguración, 3º, la Samaritana, 4º, el Ciego de nacimiento y 5º, Lázaro. Aunque existen lecturas alternativas para los años B y C, los textos de los domingos 3 a 5º se recomienda que se conserven. Los textos alternativos y los feriales hablarán de la conversión, la cruz y las proximidades a la pasión, con el evangelio de San Juan. Para los días santos del Triduo Pascual, los textos son específicos. la cena del Señor, la pasión y la resurrección. Se ha restaurado la colección de lecturas para la vigilia Pascual, con 7 textos que recuerdan las maravillas del Señor en la historia de la salvación y que se han leído desde el origen del cristianismo (se atestiguan en leccionarios de los siglos III y IV)

     Con el tiempo de Pascua se leerá de manera semi-continua el libro de los Hechos de los Apóstoles. Como los relatos de las apariciones del resucitado son breves, se escogen pasajes del evangelio de san Juan, de los discursos del Señor en la última cena, escogidos los de índole más bien pascual. Llegamos así a Pentecostés (recordemos que, aunque volvamos a textos de antes de la resurrección, la celebración del año litúrgico no pretende, pues no puede, seguir un perfil anual, quiero decir: no podemos encerrar toda la vida de Cristo en un año con tal de celebrarlo así: en Navidad no nace Cristo, seguramente no acertamos ni en el día. En el Viernes Santo no muere Cristo. Cristo, una vez sacrificado, no lo vuelve hacer más, como dice la carta a los Hebreos. Son celebraciones, recuerdos, actualizaciones, escogidos de manera simbólica y entablados en un año ordinario para ayudar a los cristianos a consagrarlo y a cristianizarlo. No olvidemos esto, porque si no, el año litúrgico no tendrá sentido.)

     Con esto viene el tiempo ordinario, que quiere meditar los textos de la escritura de manera semi-continua durante el resto del año (con esto reafirmo mi nota anterior, pues, después, después de ascender al cielo, Cristo no empezó su predicación… de nuevo).

 

     Creo que al final, me enrollado demasiado. Pero el tema aún puede ser más largo de tratar. La riqueza del nuevo leccionario es inmensa. Antes de terminar, quiero, de todos modos, sobre todo para nuestras celebraciones de la palabra, ilustraros sobre las indicaciones que deben hacerse de cada texto y sobre su íncipit, comienzo, pues en la misa, estas cosas vienen ya indicadas en los leccionarios. Seguro que os resultan familiares.

     Para indicar el texto, se sigue la nueva Vulgata latina, por esto lo salmos siguen la numeración entre paréntesis de nuestra biblias. En cuanto a la enunciación del texto, siempre se dirá: LECTURA DEL LIBRO… o LECTURA DE LA CARTA… (no se usa epístola) o LECTURA DEL SANTO EVANGELIO… A excepción de Isaías, Jeremías o Baruc, en los profetas se dirá: “Lectura de la profecía de ….” En las cartas se ha de nombrar al autor (esto es Pablo, Pedro, etc., excepto en la carta a los hebreos), diciendo: Lectura de la carta de (l Apóstol) san … a los … Por tanto, no empezaremos directamente, ni se dirá “del libro de Daniel”, o “de la epístola a los Corintios” sino que deberíamos usar estas recomendaciones oficiales, como se hacen en la misa.

     Para comenzar a leer, debe decirse “En aquel tiempo” o “En aquellos días” ante textos narrativos; “Queridos hermanos”, en el caso de las cartas; “Así dice el Señor”, en el caso de profecías, a no ser que el texto tenga estas referencias en sí mismo.

     Después ya se empieza la lectura (verdad que todos los evangelios empiezan con lo de “en aquel tiempo” y las segundas lecturas con lo de “queridos hermanos”?)

     Al final de las lecturas, para facilitar la aclamación del pueblo, el lector ha de decir, o cantar “PALABRA DE DIOS”. No se trata de una explicación, como muchos hacen (esto es palabra de Dios, o similar). Es una aclamación que, incluso, debería ser cantada.

     Todas estas recomendaciones se deben seguir en las proclamaciones solemnes de la palabra de Dios, como son nuestras celebraciones semanales de la palabra, o al final de la preparación del mismo. Si no es una proclamación solemne, sino una simple reseña, como en el caso de las Vísperas o Laudes, o en una celebración sencilla de oración, no se tiene en cuenta todo esto.

 

     Espero no haberme extendido demasiado. Si tenéis alguna duda al respecto de este tema, podéis enviar vuestros comentarios en la página o también a mí personalmente por correo electrónico.

     A continuación y con el permiso del administrador, pondremos los Leccionarios Oficiales para España, en formato *.pdf, para poderlo utilizar en vuestras preparaciones y en vuestra meditación. Quizá esta distribución sea diferente en otros países, pues el oficial latino está solamente distribuido en tres volúmenes en donde se hayan todas las lecturas.

     No es un trabajo propio. Es algo que circula por ahí y que un hermano me facilitó. Ahora, lo publico porque puede ser útil en la preparación de la liturgia. Lectores, monitores, cantores, salmistas, acólitos, incluso sacerdotes pueden encontrar en estos archivos una fuente muy útil, más cómoda que tener que trabajar con los libros liturgicos y más, si se requieren varios de ellos, o si no se disponen de ellos (los misalitos para fieles no son completos. ¿Para cuando un misal con los textos completos, pero completos de verdad? Quien sabe…)

     Incluso, para nuestras celebraciones de la Palabra, puede ser muy útil, como ya he dicho arriba, buscar las citas requeridas conforme se leen en la liturgia de forma que veamos su contexto y sus introducciones (En aquel tiempo, etc.), así como el salmo correspondiente, cuyo canto se puede utilizar tras dicha lectura.

     En fin, si queremos preparar correctamente nuestras celebraciones liturgicas, estos archivos nos serán de gran de utilidad.

 

Hay 11 archivos, con un tamaño de 8,7 MiB con 85.427 descargas en Liturgia.

Mostrando 1 a 11 de 11 archivos.

Liturgia

  Rosarium_Virginis_Mariae_16_oct_2002
» 13,0 KiB - 1.964 Descargas - 15 octubre 2012
Rosarium_Virginis_Mariae_16_oct_2002

  LECCIONARIO - ÍNDICES
» 165,9 KiB - 9.649 Descargas - 3 septiembre 2009
índice de todos los leccionarios

  LECCIONARIO I
» 816,3 KiB - 9.553 Descargas - 3 septiembre 2009
LECTURAS PARA LOS DOMINGOS Y FIESTAS DEL SEÑOR Año A

  LECCIONARIO II
» 763,8 KiB - 11.101 Descargas - 3 septiembre 2009
LECTURAS PARA LOS DOMINGOS Y FIESTAS DEL SEÑOR Año B

  LECCIONARIO III
» 724,3 KiB - 8.401 Descargas - 3 septiembre 2009
LECTURAS PARA LOS DOMINGOS Y FIESTAS DEL SEÑOR Año C

  LECCIONARIO IV
» 1,7 MiB - 7.987 Descargas - 3 septiembre 2009
TIEMPO ORDINARIO LECTURA CONTINUADA PARA LOS DÍAS FERIALES (Ciclo Completo)

  LECCIONARIO V
» 1,0 MiB - 9.862 Descargas - 3 septiembre 2009
LECTURAS DEL PROPIO Y DEL COMÚN DE LOS SANTOS

  LECCIONARIO VI
» 998,7 KiB - 6.270 Descargas - 3 septiembre 2009
LECTURAS PARA LAS MISAS POR DIVERSAS NECESIDADES Y VOTIVAS

  LECCIONARIO VII
» 817,7 KiB - 7.024 Descargas - 3 septiembre 2009
LECTURAS PARA LAS FERIAS DE ADVIENTO, NAVIDAD, CUARESMA Y TIEMPO PASCUAL

  LECCIONARIO VIII
» 914,0 KiB - 8.388 Descargas - 3 septiembre 2009
MISAS RITUALES Iniciación cristiana · Sagrada órdenes · Admisión al diaconado y al presbiterado · Colación de ministerios · Unción de los enfermos y Viático · Matrimonio · Bendición de un abad o de una abadesa Consagración de vírgenes y Profesión religiosa · Dedicación de una iglesia o de un altar · Exequias

  LECCIONARIO IX
» 885,5 KiB - 5.228 Descargas - 1 septiembre 2009
Para la misa con los niños

   

 

     Que el Señor os ilumine para aprender siempre de su palabra y poderla llevar siempre a su término.

La paz con vosotros.

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA PARA AMPLIAR INFORMACIÓN:

     Ordo lectionum Missae, editio typica altera, Librería Editrice Vaticana 1981.

En español se ha traducido como ORDENACIÓN DE LAS LECTURAS DE LA MISA, y la publica el Centro de Pastoral Litúrgica de Barcelona, en sus Dossiers CPL (nº 37) con comentario y en sus cuadernos Phase (nº 153)

 

 

Otros textos interesantes:

     * T. FEDERICI. Estructura de la Liturgia de la palabra en los leccionarios antiguos y en el ordo Lectionum Missae.  - Phase 151 (1986)

     * A.M. TRIACCA. In margine alla seconda edizione dell “Ordo Lectionum Missae” Not. 190 (1982) 243-280

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás ninguno..Tambien vota los articulos, eso ayuda a saber que lecturas valen la pena leer

  • http://www.facebook.com/clemente.este Clement Este

    Felicidades por el material: es muy útil

  • JSalv

    Agradecería me dieran permiso para descargar el Leccionario VI pues necesito consultar unas lecturas para una misa de accion de gracias.

    Gracias..

  • Paolo Tejada

    Hola, ando buscando el texto del leccionario en latín, en formato electrónico
    ¿Alguien lo tendrá?

  • Cristian74

    Todo lo que sea para enriquecer nuestros conocimientos, y utilizarlos para la gloria de nuestro Señor Jesús, sea en el ambiente que sea, es muy beneficioso, asi que felicito y agradesco enormemente a quienes hacen posible esta forma enriquecedora de formación.
    Muchas bendiciones.

  • Antonio

    Nos gustaría poder recibir los leccionarios así como los cancioneros para poder utilizarlos en ésta Santa Hermandad y Cofradía de la Soledad.

    Un saludo en Xto.:
    soledad@cofradiasoledad.es

  • Jose Montecinos

    La paz contigo
    Como me registro para poder bajar todos los leccionario? 
    Gracias

  • jose (autor)

    Querido hermano José Luis:He visto que ha dejado un comentario con una duda en la página de http://idyanunciad.com/?p=1474#comments
    Al respecto de la Liturgia de las Horas, sea Laudes o Vísperas, toda ella esta llena de palabra de Dios (salmos, lecturas, responsorios en muchos casos, cantico evangélico) por lo que sigue una estructura peculiar. Al respecto de la lectura, existen dos opciones:a) Lectura breve: es la opción habitual, la que marca el breviario, y la que llevan los libros de la Adoración Nocturna (supongo que hablamos de España, no?). Esta lectura es un mero pensamiento, una frase para la reflexión y no una lectura. Por tanto NO se empieza con “Lectura de…” ni nada parecido “…del libro de…” y TAMPOCO se termina con la aclamación “PALABRA DE DIOS”, porque no estamos proclamando la lectura, sino un breve pensamiento para la reflexión. b) Lectura larga: la otra opción es la de, en celebraciones solemnes, con el pueblo, o en una ocasión especial, se puede cambiar la lectura breve por otra más larga, seguida de homilía. En este caso, sí se trata de una proclamación de la Palabra de Dios, por lo que sí se usará el inicio “LECTURA DEL LIBRO DE…” o simplemente “DEL LIBRO DE…” o si se trata del Evangelio, “ESCUCHEMOS, HERMANOS, LAS PALABRAS DEL EVANGELIO DE SAN …”, al igual que la conclusión acabará con “PALABRA DE DIOS”. Así es como también se hace en el Oficio de Lectura, que cuenta con una primera lectura bíblica y otra lectura patrística. (Cosa que también suele rezarse en la Adoración Nocturna, después de las Vísperas). En este caso, sí se usarán los títulos, al tratarse de una proclamación de una lectura más larga. Espero sirva mi comentario. Ante cualquier duda, no dude en preguntar.Un saludo en Cristo. La paz.  J. Pasqual Siscar Llorénspasqui_86@hotmail.com

  • jose luis diez marzo

    Cuando proclamamos la Palabra de Dios en el rezo de Vísperas en las vigilias de Adoracción Nocturna, debemos indicar, como enla Eucaristía después de la primera lectura PALABRA DE DIOS, u omitir esta aclamación. Un Saludo.

  • Kratistos

    Estimado Jose,
    Gracias por tu comentario. Me faltaba estar registrado para poder bajar los otros leccionarios.
    Dios te bendiga.

  • jose

    En teoría, los leccionarios se podían bajar todos. Supongo que el webmaster deberá revisarlo. En todo caso, pueden contactar por e-mail, y en cuanto pueda, se los mando. Supongo que sabrán que hay que estar registrado para descargar.
    Espero que les sirva, tanto el artículo como los archivos, para su enriquecimiento espiritual y un mejor conocimiento de la Palabra de Dios.

  • Victor Almodovar

    Cual es el requisito para poder bajar los otros leccionarios. El ll y el V se pueden. Gracias. Les saluda en Cristo, Jesus. Victor

  • krátistos

    Solo he podido bajar el Índice, el leccionario II y el V
    ¿Por qué no puedo bajar los demás?

  • CARLOS A. URREA PINZÓN

    Me parece una exelente herramienta de trabajo pastoral. El Señor les acompañe siempre. Soy Sacerdote y ejerzo el ministerio en Colombia. Quisiera saber qué debo hacer para obtener el permiso o cuál es el procedimiento para descargar estos archivos ya que no todos lo permiten.

    Dios les Bendiga..en abundancia.

  • albertoaraque

    Excelente aporte para quienes colaboramos en las celebraciones eucarísticas. Soy docente de educación religiosa y sacristán en el colegio franciscano de Fray Damián González de la ciudad de Cali, Colombia. Ojalá estos leccionarios pudiéramos obtenerlos también en formato Word. Quisiera solicitar igualmente, si es posible conseguir el leccionario y el misal Franciscano. Dios le pague por su colaboración.

  • revreicastillo

    Realmente el haber encontrado esta, valiosísima, herramienta en electrónico ha sido de gran bendición para nuestra parroquia… Que Dios les bendiga y les continúe dando este tipo de iniciativas… De verdad muy agradecido.

  • KevinDiGesu

    Excelente, al grupo de Lectores de la Parroquia San Benito de Palermo en Ciudad Ojeda nos hacía falta la versión en Digital para poder practicar bien las lecturas… GRACIAS A DIOS POR UDS!

  • http://www.idyanunciad.com vive

    Muy oportuno, estas echo un experto webmaster ;)

  • pasqui_86

    He insertado leccionarios y artículo sobre ellos en la misma página… espero que el jefe le parezca oportuno, jejejejej,
    Espero que os sea de utilidad.
    Dios os bendiga

  • http://www.idyanunciad.com charo

    Me ha parecido un artículo muy enriquecedor. Gracias José por compartirlo. La Paz