Cómo evitar que se produzcan nuevos divorcios

anillos-rotosHay que aplicar una medicina preventiva que conste de tres pasos:

El primero es el intelectual y va dirigido contra el relativismo, que nos lleva a hacernos una conciencia acomodaticia que nos da la razón en lo que nos conviene.

El segundo es el que va dirigido a fortalecer la voluntad y hacer frente al hedonismo, ayudándonos a aceptar la cruz, las dificultades de la convivencia, como algo normal en la vida.

El tercero va dirigido a reforzar nuestra vida espiritual mediante la oración, los sacramentos y la participación en algún grupo de espiritualidad.

Muchas parejas que aún no se han roto pero que tienen dificultades quieren salvar su matrimonio pero no hacen nada para ello. Es como si un enfermo del corazón no quisiera disminuir su colesterol o un diabético siguiera comiendo dulces; hay que entender y hacer entender que los problemas tienen solución cuando se ponen los medios para ello; esos medios son más formación, más fuerza de voluntad y capacidad de sacrificio y más unión con Dios. Sin esto, lo de no querer divorciarse no es más que un sentimiento carente de fuerza operativa y probablemente destinado a fracasar.

      

P. Santiago Martín

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás ninguno..Tambien vota los articulos, eso ayuda a saber que lecturas valen la pena leer

  • Rosa Ines Zelaya.

    Hola y Bendiciones a todos, me parece correcto el comentario “pues si no se han prreparado lo suficiente que no se casen magnifico” ok. pues hay que entenderlo de una vez por todas el matrimonio religioso es algo sagrado e importantisimo como para solo recibir una charla . Solo con bases espirituales firmes podremos evitar tantos divorcios. Saludos Ines

  • Gracias a ti David por tu aportación, seguimos en comunión. La Paz. Charo

  • david isaac

    La paz del Cristo resucitado permanezca con ustedes como diría el apóstol de los gentiles, gracias muy apreciada hermano! por ese artículo! Estoy seguro que me ayudara! Desde Venezuela le envió miles de bendiciones

  • Como se nota que estamos en pleno furor evangélico…

    En relación con los años de preparación , parece que en tu ciudad se siguen conservando los 3 años de catequesis, en la mia en muchas parroquias, pese a las directrices del obispado se ha reducido a 2 años¡¡ Pues si una parroquia da 3 años de preparación “se le van los niños”, es de impresion, si, pero lo estoy viviendo en primera persona.
    Y en cuanto a la confirmación, se está adelantando con eso de “no perder a los adolescentes” y se estan confirmando con 15 años.
    Sin más comentarios.
    La paz

  • Yo creo que se toman dulces siendo diabéticos como dice el artículo porque no saben que son diabeticos, es necesario que alguien se lo diga, es necesario y vital en esta generación que se anuncie el evangelio, dar razón de nuestra esperanza a “tiempo y a destiempo” como diria San Pablo.

    Es necesario una reflexión de nuestros obispos; si para la primera comunión estan tres años preparandose y otros tres años para la confirmación.  ¿Como es posible que en parroquias se de una charla de un dia, una semana o un mes? ¿no es un absurdo? ¿que ocurre que si se les pide mas tiempo?¿ No se casan?
    ¡Pues que no se casen señores, que no se casen!.

    El divorcio les está esperando a la puerta de la esquina, y parte de los responsables de ese fracaso es una pastoral matrimonial deficiente, poco ambiciosa y de poca utilidad.

    Se nos llena la boca a la hora de hablar de la importancia de la familia y a la hora de formar a lo que serán futuras familias enmudecemos por miedo a que no se casen por la iglesia.