Multitudinaria Eucaristía por la Familia cristiana (video completo)

En directo, por vídeoconferencia y desde el balcón de la Plaza de San Pedro, Benedicto XVI ha animado a todos los fieles a que confíen en la materna intercesión de la Virgen María para dedicarse a la «hermosa misión» de ser padres.

El Papa Benedicto XVI pidió hoy la defensa de la familia, “basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer”, ya que ella -según dijo- es la mejor escuela donde se aprende a vivir aquellos valores que dignifican a la persona y hacen grandes a los pueblos”.
El Pontífice así lo manifestó en un mensaje enviado a los participantes en la misa al aire libre con motivo de la Fiesta de la Sagrada Familia, que se celebra en Madrid.

El mensaje fue leído en videoconferencia durante el rezo del ángelus, ante varios miles de fieles en la plaza de San Pedro del Vaticano.

Hablando en español, el Pontífice dijo que Dios habiendo venido al mundo en el seno de una familia, manifiesta que esta institución es el “camino seguro para encontrarlo y conocerlo”.

Benedicto XVI dijo que uno de los mayores servicios que los cristianos pueden prestar a los hombres es ofrecer el “testimonio sereno y firme de la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, salvaguardándola y promoviéndola, pues ella es de suma importancia para el presente y el futuro de la humanidad”.

“En efecto, la familia es la mejor escuela donde se aprende a vivir aquellos valores que dignifican a la persona y hacen grandes a los pueblos. También en ella se comparten las penas y las alegrías, sintiéndose todos arropados por el cariño que reina en casa por el mero hecho de ser miembros de la misma familia”, afirmó el Papa.

Ante varios miles de fieles presentes en la plaza, entre ellos varios centenares de españoles y latinoamericanos, Benedicto XVI pidió a Dios que en los hogares se respire “siempre amor” y exhortó a los fieles reunidos en Madrid a la oración, la práctica constante de las virtudes, la comprensión recíproca y el respeto mutuo.

“Contad con mi cercanía y afecto, y os ruego que llevéis un saludo muy especial del Papa a vuestros seres queridos más necesitados o que se encuentran en dificultad. Os bendigo a todos de corazón”, concluyó el Papa, hablando en español.

Referencia a la familia en su encíclica

No basta con progresar sólo a nivel económico y tecnológico, si no se cuida una pieza clave como es la familia, que se resiente de las decisiones que se toman en todos los ámbitos de la vida. Lo dice el Papa en su última encíclica «Caritas in veritate», que estos días cobra más actualidad que nunca coincidiendo con la celebración del Día de la Familia. Hoy probablemente escucharemos algunas referencias a la familia que ya están plasmadas en el mensaje papal sobre la que los obispos españoles han invitado ya en ocasiones a la reflexión.

Precisamente, en la coyuntura económica en la que nos encontramos, el Papa alerta en su encíclica de la necesidad de poner en valor la vida y la familia y hace un llamamiento a los estados para que desarrollen políticas «que promuevan la centralidad y la integridad de la institución». Entre otras cosas porque son «célula primordial y vital de la sociedad». De ahí que los Estados deben hacerse cargo también de sus problemas económicos y fiscales.
Y es que el Sumo Pontífice alerta de que las grandes naciones «han podido salir de la miseria gracias también al gran número y capacidad de sus habitantes». Y ahora se da el caso de que «naciones en un tiempo floreciente pasan ahora por una fase de incertidumbre y, en algún caso de decadencia, precisamente a causa del bajo índice de natalidad, un problema crucial para las sociedades de mayor bienestar».

De hecho, la disminución de los nacimientos por debajo del índice de reemplazo generacional «pone en crisis incluso a los sistemas de asistencia social, aumenta los costes, merma la reserva del ahorro y, por consiguiente, los recursos financieros necesarios para las inversiones, reduce la disponibilidad de trabajadores cualificados y disminuye la reserva de cerebros a los que recurrirá para las necesidades de la nación». Incluso Benedicto XVI cree que las familias pequeñas o muy pequeñas a veces «corren el riesgo de empobrecer las relaciones sociales y de no asegurar formas eficaces de solidaridad y son situaciones que presentan síntomas de escasa confianza en el futuro y de fatiga moral». Es por todo esto por lo que resulta extremadamente necesario proponer «a las nuevas generaciones la hermosura de la familia y del matrimonio».


Desarrollo integral

Benedicto XVI repara en cuestiones como la ecología y la bioética y denuncia en «Caritas in veritate» que «es una contradicción pedir a las nuevas generaciones el respeto al ambiente natural cuando la educación y las leyes no las ayudan a respetarse a sí mismas». Porque «el libro de la naturaleza es uno e indivisible, tanto en lo que concierne a la vida, la sexualidad, el matrimonio, la familia, las relaciones sociales, en una palabra, el desarrollo humano integral». Benedicto XVI repara en su encíclica en otra cuestión a la que ya se refirió Juan Pablo II, como es la necesidad de tener un trabajo decente y en la que ahora inciden también los obispos españoles ahora que España se encuentra a la cabeza de Europa en destrucción de empleo.
Así, el Sumo Pontífice opina que los trabajadores deben tener un empleo «que permita satisfacer las necesidades de las familias y escolarizar a los hijos sin que se vean obligados a trabajar, un empleo que consienta a los trabajadores organizarse libremente y hacer oír su voz; un trabajo que deje espacio para reencontrarse adecuadamente con las propias raíces en el ámbito personal, familiar y espiritual; que asegure una condición digna a los que llegan a la jubilación».

-«No dejéis que los lazos del amor se desvirtúen»

Ya estuvo con las familias españolas el año pasado y vuelve a estar éste. En la Festividad de la Familia de 2008 hizo una alocución especial en español para los miles de fieles congregados en la madrileña plaza de Colón. El Pontífice invitó a las familias españolas desde el balcón de la Plaza de San Pedro a que «no dejen que los lazos del amor se desvirtúen». «Queridas familias, no dejéis que el amor, la apertura a la vida y los lazos incomparables que unen vuestro hogar se desvirtúen», dijo a los españoles, a quienes recordó antes que la familia «es una gracia de Dios que deja traslucir lo que él mismo es: amor». El Papa puso como ejemplo la Sagrada Familia y concretó que en su seno Jesús vino al mundo y creció «con los cuidados primorosos de María y la tutela fiel de San José». Benedicto XVI señaló que hay que pedir a Dios que no se desvirtúe la familia. Dijo también a los presentes que él mismo está a su lado «pidiendo especialmente al Señor por quienes en cada familia tienen mayor necesidad de salud, trabajo, consuelo y compañía».

FUENTE Y MAS INFORMACIÓN: – I. Ponzano LARAZÓN.ES

VIDEO: POPULAR TV

HOMILÍA COMPLETA Cardenal Rouco ELMUNDO.ES

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás ninguno..Tambien vota los articulos, eso ayuda a saber que lecturas valen la pena leer

  • Mira que este video nos lo trasmitieron antes de pascua Para estar alertas ante la realidad de la familia

  • Gracias por compartir la información!
    Bendiciones-