Miles de jóvenes dicen “sí” al llamado de Dios

III Encuentro Vocacional Centro América y Caribe

Armados con guitarras, panderetas y timbales. Vestidos de azul, verde, celeste, amarillo, rojo, blanco, naranja y negro. Colores que servían para distinguir a cada uno de sus países: El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, República Dominicana y Puerto Rico.

En total, 10 mil jóvenes provenientes del extranjero y otros 10 mil locales, llenaron poco a poco las graderías y la zona de grama del Estadio Mágico González ayer. A las 9:30 de la mañana, con una oración en la que se invocaba al Espíritu Santo, daba inicio el III Encuentro de Jóvenes del Camino Neocatecumenal de Centroamérica y el Caribe.

Desde el atril, Kiko Argüello, fundador de este itinerario de vida cristiana dentro de la Iglesia Católica, llamaba a los sacerdotes presentes a acompañar en procesión el ingreso de la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Con el ingreso de la Emperatriz de América, inició una celebración de la Palabra, en la que tras proclamar el kerigma y leer el Evangelio, se invitó a los muchachos que se hizo una invitación. “Si hay un joven que sienta en su corazón que el Señor lo está llamando a ser presbítero para salvar esta generación, que se ponga de pie“, increpó Argüello.

En pocos minutos, muchachos de distintas edades se pusieron de pie y desde distintas direcciones, caminaron hacia la tarima con capacidad para mil personas hasta que la abarrotaron. Ahí, tras la oración dirigida por el Arzobispo de San Salvador, Monseñor José Luis Escobar Alas, recibieron la imposición de manos a fin de que desoigan las burlas y las seducciones del mundo.

A la 1:00 de la tarde, justo cuando ya unos 300 muchachos habían respondido a la llamada a la misión y a la vida consagrada, una fuerte lluvia pareció sellar con agua la respuesta de los jóvenes.

El Diario de Hoy
Domingo, 8 de Agosto de 2010

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás ninguno..Tambien vota los articulos, eso ayuda a saber que lecturas valen la pena leer