Seis estrategias para combatir a la Iglesia

Manipular la historia, informar mal, silenciar a los ministros, acusarla de todos los males del mundo, pisotear la imagen de Dios, y el escarnio y el sacrilegio

1) Manipular la historia
«Miente, miente, que algo queda», reza el dicho. Y los enemigos de Dios y de la Iglesia han sabido emplear esta táctica de manera tan magistral que aún hoy la gente sigue tragándose mentiras como éstas:

Mentira Nº 1: «Millones de personas fueron asesinadas por la Santa Inquisición». Dicen los más exagerados y antihistóricos enemigos de la Iglesia que las víctimas ascienden a 50 millones. Los «datos documentados», aseguran otros mentirosos, «prueban» que dos millones de inocentes fueron los que perecieron torturados o quemados por la «organización criminal católica». Y según Dan Brown, en su trístemente célebre Codigo da Vinci, «durante trescientos años de caza de brujas, las Iglesia quemó en la hoguera nada menos que a cinco millones de mujeres».

La verdad —la demostrada por los verdaderos historiadores— es que la Inquisición en España, la más famosa de todas, celebró 44 mil 674 juicios. Los acusados condenados a muerte constituyeron el 1.8%; de ellos, el 1.7% fueron condenados en contumacia, es decir, no pudieron ser ajusticiados por estar en paradero desconocido, y en su lugar se quemaba o ahorcaba a muñecos. La Inquisición española condenó a la muerte a 59 brujas, la de Italia a 36 y la de Portugal a cuatro. En cambio, en las naciones donde la Iglesia no tenía influencia, sino que imperaba el protestantismo, la cacería de brujas alcanzó niveles altísimos: las matanzas más importante tuvieron lugar en Suiza, con cuatro mil víctimas; Polonia-Lituania, con diez mil; Alemania, con 25 mil, y Dinamarca-Noruega, con unas mil 350 «brujas» ejecutadas.

Mentira Nº 2: «Galileo fue torturado y luego quemado en la hoguera por la Iglesia durante la época medieval». Este cuento de mal gusto, esgrimido como paradigma de los horrores de la Inquisición y de la supuesta incompatibilidad de la fe con la razón, es creído por casi todo el mundo como si fuera una verdad histórica, y, por lo mismo, es repetido por los maestros en las escuelas, extendiendo la farsa de generación en generación.

La verdad es que Galileo no vivió en los tiempos medievales, nunca fue torturado, mucho menos fue quemado en la hoguera, ahogado o muerto por cualquier otro medio violento, sino que murio de muerte natural, ya anciano, a la edad de 76 años, en su casa.

Mentira Nº 3: «Los católicos españoles, en nombre de Dios y de la Iglesia, asesinaron a millones de indígenas durante la conquista de América». No faltan los que, en el colmo de la exageración, dicen que «el proceso de cristianización» de América requirió el asesinato de cien millones de indígenas, constituyendo «el más grande genocidio de todos los tiempos».

La verdad es que, si bien no se conoce cuál era el total de la población americana antes de la llegada de Colón, la corriente de historiadores que supone el mayor número posible de población estima que habría entre 90 y cien millones de americanos; una corriente más moderada calcula que serían unos 40 a 60 millones, y otra cree que deberían rondar apenas los 20 millones. Si, como dicen los enemigos de la Iglesia, fueron asesinados todos esos cien millones de indígenas en el nombre de Cristo, ¿cómo es que hoy hay millones de indígenas y mestizos, descendientes de aquéllos? Diversos historiadores han observado que, si bien muchos españoles llegados a América trataron con crueldad a los indígenas, ésta apenas pudo ser responsable de una pequeña parte del descenso de población aborigen, pues nunca hubo suficientes españoles en América para matar al enorme número de nativos que perecieron. Además, los indígenas constituían mano de obra necesaria para los españoles, de manera que a ellos no les convenía su exterminio. Ciertamente hubo millones de muertes, pero aproximadamente el 95% de ellas se debió a las enfermedades infecciosas llevadas involuntariamente por los europeos a América.

Mentira Nº 4: «El Papa Pío XII apoyó a Hitler». Esta calumnia, inventada por el comunismo soviético 18 años después de terminada la Segunda Guerra Mundial, tiene hoy aceptación mundial,a pesar de que no hay razones históricas para ello.

La verdad es que Pío XII, en lugar de ser llamado «el Papa de Hitler», debe ser conocido con toda propiedad como «el Papa que se opuso a Hitler». Al respecto El Observador dedicó un número especial (No. 759, 24 de enero de 2010).


2) Informar mal
Decir que la Iglesia -o el Papa- dijo lo que en realidad no dijo es una táctica bien usada hoy por los medios de comunicación seculares:

A veces basta con introducir un cambio minúsculo para cambiar el sentido de las cosas. Por ejemplo, en el mes de mayo, en el marco del viaje de Benedicto XVI a Portugal, Lolita Ayala, conductora de un noticiario de Televisa, dijo que el Papa había dicho a los periodistas durante su vuelo que «los ataques a la Iglesia no provienen del exterior». Es decir, que es falso que la Iglesia tenga enemigos, salvo sus propios miembros —eso de las persecuciones y de las campañas contra la Iglesia de seguro es puro cuento—. Pero la verdad es que el Papa no dijo lo que Dolores Ayala dijo que dijo, sino: «Los ataques al Papa y a la Iglesia no sólo proceden de afuera, sino que los sufrimientos de la Iglesia proceden precisamente del interior de la Iglesia, del pecado que se da en la Iglesia». Luego entonces, la Iglesia también es perseguida desde fuera.

Cuando en septiembre de 2006 Benedicto XVI visitó Ratisbona, la agencia internacional de noticias EFE, Terra y el periódico español 20 minutos publicaron una nota titulada Benedicto XVI: «La teoría de la evolución es irracional», como si se tratara de palabras textuales del pontífice. Lo que el Papa sí dijo fue lo siguiente: «¿Qué existió primero: la Razón creadora, el Espíritu que obra todo y suscita el desarrollo, o la Irracionalidad que, carente de toda razón, produce extrañamente un cosmos ordenado matemáticamente, al igual que el hombre y su razón?. Esta última, sin embargo, no sería más que un resultado casual de la evolución y, por lo tanto, en definitiva, también irrazonable». Es decir, Benedicto XVI no dice que la evolución no exista ni que la evolución sea un pensamiento irracional, sino que lo que es irracional es creer que la evolución fue capaz de producir por sí misma, por puritita casualidad, sin la intervención de una Razón superior (Dios), un orden matemático en todo el universo.

El 29 de marzo de este año el diario español El País publicó un editorial titulado La soledad del Papa, donde se lee, entre otras cosas, que «la soledad de Ratzinger es, en todo caso, un secreto a voces. Su equipo es mínimo, su estilo suscita rechazos dentro y fuera», y que «las encuestas muestran que la deserción de fieles crece más en los países más informados, con Alemania y Francia a la cabeza». Sin embargo, el Papa está muy lejos de haberse quedado solo. El apoyo a Benedicto XVI frente a los ataques perpetrados por los medios de comunicación seculares es más que evidente. A través de las llamadas redes sociales recibe infinitas muestras de apoyo; incluso en Fátima, más gente acudió a la cita que cuando Juan Pablo II beatificó a Francisco y Jacinta Marto; y en su retorno al Vaticano unas 200 mil personas —tres veces más que el glorioso domingo de Pascua— acudieron a la Plaza de San Pedro a mostrarle su solidaridad. Además, una encuesta realizada por The New York Times y el canal CBS a feligreses católicos y a «católicos no practicantes» de Estados Unidos revela que no se ha producido ningún distanciamiento significativo de los creyentes respecto a su fe católica y a la Iglesia, y que hay un claro conocimiento de que los abusos sexuales a menores suceden tanto en la Iglesia como fuera de ella.


3) Silenciar a los ministros de Dios
Inventar y aplicar leyes mordaza

+ El servicio informativo Terra publicó el pasado 18 de enero que la bancada del PRI en la Cámara de Diputados «propuso una reforma a la Constitución para endurecer las restricciones a ministros de culto y sus auxiliares, con la finalidad de evitar su intromisión en los procesos electorales». El proyecto, lanzado por el diputado Arturo Zamora Jiménez, busca castigar con 500 días de multa «a quienes aprovechen su posición como auxiliares de ministerios religiosos para influir en los electores».

+ El 12 de mayo de este año el obispo de Cartago, Costa Rica, monseñor José Francisco Ulloa, fue condenado por el Tribunal Supremo Electoral a pagar «las costas, daños y perjuicios causados» por haber hecho supuesta propaganda política el año 2009 al recordar a los fieles en una homilia —cumpliendo así su deber de pastor de la Iglesia de Jesucristo— que la coherencia con la fe también se debe reflejar en el voto, y que, por tanto, un cristiano no debería apoyar programas a favor del aborto y contra el matrimonio y la familia.

+ En 2003 el obispo de Querétaro, Mario de Gasperín, publicó un documento pastoral titulado Un católico vota así. Inmediatamente hubo enojo por parte de grupos opositores al cristianismo, y se levantó una demanda contra el pastor. Incluso el Instituto Federal Electoral pidió que se investigara el asunto ya que el Obispo podría haber violado el artículo 130 constitucional y diversos preceptos electorales. Finalmente se demostró ante la Secretaría de Gobernación que el documento episcopal no especifica partido político alguno, y que todo lo que ahí se dice es parte de la doctrina de la Iglesia, que existe mucho antes que cualquier partido político mexicano, y que está de acuerdo con la Declaración Universal de los Derechos del Hombre de la ONU (1948).

+ En marzo de 2009 se votó en el Parlamento Europeo una propuesta para censurar a Benedicto XVI por declarar durante su vuelo a África esta verdad científica: que los condones no detienen el avance del SIDA. Finalmente este intento de amordazar no procedió, pues 193 europarlamentarios votaron a favor de la medida, y 253 en contra.

Amedrentarlos con amenazas

+ En octubre de 2007 el arzobispo de Mexico, cardenal Norberto Rivera Carrera, fue amenazado de muerte por izquierdistas del PRD; además, fue agredido físicamente al salir de la catedral metropolitana. Aunque el gobierno socialista de Marcelo Ebrard minimizó el hecho diciendo: «Si el Cardenal siente que con lo que ocurrió el domingo requiere más seguridad, nosotros estamos dispuestos a proporcionarla»; algo así como: seguramente los temores de Monseñor carecen de todo fundamento, pero el gobierno del DF está dispuesto a complacerlo.

+ En noviembre de 2007 el socialismo perredista continuó con sus ataques a la Iglesia, hasta que, finalmente, un grupo de más de 150 simpatizantes de Manuel Andrés López Obrador, en un acto de total falta de respeto a Dios y a su casa, ingresó violentamente en la Catedral Metropolitana, por lo que la Arquidiócesis de México se vio obligada a cerrar por un tiempo el recinto santo mientras el gobierno socialista no fuera capaz de garantizar que los fieles católicos pudieran ejercer su derecho a la libertad de culto.

+ A mediados de 2009 ya se calculaba que dos de cada diez sacerdotes mexicanos recibían intimidaciones directas de parte de algún grupo anticatólico, político, intelectual, policial o del crimen organizado. Y es probable que en la actualidad el índice sea bastante mayor.

Matarlos, si no hay más recurso, o si se presta la oportunidad

La manera más efectiva para lograr que un diácono, un presbítero o un obispo se calle y así deje, en el nombre de Jesucristo, de denunciar el pecado, es matándolo. Numerosos miembros del clero han sido perseguidos y asesinados desde el inicio de la Iglesia; todos los Apóstoles —salvo san Juan, quien fue condenado a morir en un caldero de aceite hirviente, pero que salió ileso por intervención divina— murieron martirizados.

En México, en tiempos de la persecución cristiana perpetrada por Plutarco Elías Calles, varios cientos de sacerdotes fueron asesinados por el gobierno.

En el santuario de Jasna Góra, en Czestochowa, Polonia, hay un libro que recoge el nombre de tres mil sacerdotes polacos asesinados durante la Segunda Guerra Mundial, en territorios de misión o durante el periodo comunista.

Los casos más recientes

+ El 18 de febrero de 2010 fue asesinado el padre José Luis Parra Puerto, de 61 años, vicario de la parroquia de la Asunción Sagrario Metropolitano y capellán en el Distrito Federal de los Caballeros de Colón. Su cuerpo fue encontrado horas después, con cuatro balazos, en su camioneta en el municipio de Nezahualcóyotl, estado de México.

+ El 28 de abril de 2010 fue asesinado el padre Esteban Wodd, de 75 años de edad y de origen estadounidense. El hecho ocurrió en su casa parroquial de la Sagrada Familia, en Unare, Venezuela. Los asesinos resultaron ser estudiantes universitarios.

+ El 29 de abril de 2010, en la localidad de Vasai, India, fue asesinado el presbítero de 73 años de edad Peter Bombacha. El ministro de Dios, con la ayuda de la comunidad católica, dirigía una casa de recuperación para alcohólicos.

Mexico constituye uno de los países con mayor riesgo para ejercer el ministerio sacerdotal, ya que en 2009 ocupó el segundo lugar en países con mayor número de clérigos asesinados, quedando sólo atrás de Brasil y Colombia, naciones que empataron en el primer sitio respecto de estos crímenes.

Sin embargo, en el año 2007 México obtuvo el vergonzoso primer puesto en asesinatos de ministros católicos. De ahí que el arzobispo de Acapulco, Felipe Aguirre Franco, haya expresado: «Los sacerdotes se están transformando en rehenes de una confrontación violenta».

También se mata a religiosos y fieles católicos comprometidos

El número de agentes de pastoral asesinados en 2009 fue el más alto en diez años

No en todas partes es posible tener «de base» a un sacerdote. Pero siempre hay fieles seglares comprometidos (catequistas la mayoría de las veces), o se cuenta con el apoyo de seminaristas, miembros de institutos de vida consagrada, religiosos no sacerdotes y religiosas. Y en muchos lugares también a ellos, por la autoridad moral que representan, se les persigue y se les asesina.

Los obispos asesinados desde 1990 hasta 2009 fueron 15, y los presbíteros, 442; mientras que entre los religiosos no sacerdotes las víctimas ascendieron a 75, y entre las religiosas, a 175.

Específicamente en el año 2009, los agentes de pastoral asesinados (en el conteo se incluye a laicos voluntarios, catequistas, seminaristas, etc.) Fue de 37, lo que duplica el número respecto del año anterior, y es el más alto en los últimos diez años.

En 1994 se registró el mayor número de agentes muertos en muchos años (274); esto debido al genocidio de Ruanda, que trajo consigo una cacería contra la Iglesia.


4) Acusarla de todos los males del mundo
La Iglesia tiene la culpa de todo el atraso social, cultural y científico

«El Vaticano intenta frenar el avance de la ciencia», es el título de una nota del informativo catalán Público, del 13 de diciembre de 2008. Y los siguientes párrafos del artículo «Cristianismo, el cáncer de nuestra sociedad», escritos por un tal Neo Garza para el sitio Librepensamiento hispano, resumen el pensamiento de muchos millones de personas en el mundo, ellos sí verdaderas víctimas de ignorancia cultural y voluntaria:

«La Iglesia ha sido culpable de la ignorancia. Si hoy en día tenemos huecos en la historia es gracias a que la Iglesia (…) Erradicó civilizaciones completas, siglos enteros de cultura tirados a la basura gracias al clérigo. Lo mismo podemos decir sobre la medicina: la Iglesia es culpable de retrasar durante siglos los avances médicos, condenando a la muerte a millones de personas (…).

«Y así pues, podemos decir que la mayoría de los problemas que aquejan a nuestra sociedad, como lo son la baja autoestima, drogadicción, violencia intra familiar, delincuencia, pobreza, ignorancia, discriminación, racismo, alcoholismo, violaciones, pedofilia, y un sinfín de etcéteras más, son ocasionados por siglos y siglos de mitos, tabúes, desinformación y opresión religiosa».

Los que piensan así creen que la culpa de los problemas actuales y pasados no la tienen la avaricia humana, el egoísmo, la lujuria…, en una palabra, el pecado; sino la Iglesia, sólo la Iglesia, aun cuando las atrocidades sean cometidas por personas totalmente ajenas a la Iglesia.

La Iglesia es la culpable de la pederastia por imponer el celibato

Se pretende que el abuso sexual contra menores de edad es un pecado exclusivo de los sacerdotes, y que lo cometen porque la Iglesia «los obliga» a practicar el dañino celibato, pues ningún ser humano puede sustraerse al uso de sus órganos reproductores, de manera que los ministros de la Iglesia acaban abusando de los niños. Más aún, todos los sacerdotes, absolutamente todos los sacerdotes, son un peligro para los niños.

Y la solución, claro está, sería abolir el celibato eclesiástico —hasta el anticristiano presidente de Bolivia, Evo Morales, el pasado 17 de mayo, le solicitó al Papa en el Vaticano «abolir el celibato»— , con lo cual la pederastia sería erradicada de la faz de la Tierra.

La verdad es que no hay relación alguna entre celibato y pederastia. El primero es un regalo que Dios da a algunos para bien de la Iglesia (cfr. Mt 19, 12); el segundo, es un gravísimo problema universal. De 1995 hasta la fecha se han levantado en Alemania 200 mil denuncias de abuso sufrido por menores, pero de ellos sólo 94 involucran a eclesiásticos; en Austria hay 510 denuncias, de las cuales en 17 casos estaría implicado algún miembro del clero. Es decir, la pederastia es escandalosamente mayor en ambientes ajenos a los ministros de Dios y a su Iglesia que dentro de ella, y, sin embargo, los medios de comunicación seculares sólo hablan de casos que involucran a clérigos católicos, demostrando que en realidad la justicia para los niños-víctima no les interesa.

La Iglesia tiene la culpa del SIDA

«Duras reacciones del mundo civilizado contra el Papa por su desprecio a los condones», se titula un artículo publicado el 19 de marzo de 2009 por la web chilena The Clinic. Luego entonces, según este medio de comunicación, la doctrina de la Iglesia de Cristo es «incivilizada».

Los diarios El País, de España, y El Clarín, de Argentina, recogen la postura del presidente del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, Michel Kazatchkine, que dice que las palabras de Benedicto XVI respecto de que la solución al SIDA no son los preservativos, «son palabras inaceptables». Los gobiernos de Francia, Alemania y Bélgica también se han pronunciado contra la sabiduría de la Iglesia.

Pero los estudios científicos —esos que nunca se difunden en la TV— demuestran que el material del que se fabrican los condones tiene poros de mayor tamaño que el diámetro del virus del SIDA, por lo que éste puede atravesarlo. Igualmente, que los países que adoptan el uso del condón como medida «preventiva» contra el SIDA acaban incrementando el número de los contagiados por VIH/SIDA.

Más, más acusaciones

Por razones de espacio sólo se recogieron estas pocas acusaciones en diversos foros de internet, pero son suficientes para dar una idea bastante clara de la expansión del movimiento anti-Iglesia en el mundo:

– «La Iglesia es culpable por no enseñarle a sus feligreses espiritualmente, por esa razón se meten al narcotráfico».

– «La Iglesia es culpable del irresponsable aumento de la población, que quiere decir irresponsable aumento de la pobreza».

– «La Iglesia es culpable de que se discrimine a los gays».

– «La Iglesia es culpable directa de embarazos de niñas».

– «La Iglesia es culpable no sólo de la crisis en Colombia, sino en todas las naciones donde expandió ese veneno del cristianismo».

Su peor culpa: hacernos creer que Jesucristo existió

En 2004 el ex seminarista, ex católico, agrónomo jubilado y autor del libro La fábula de Cristo, Luigi Cascioli, demandó ante un tribunal civil al presbítero Enrico Righi, un párroco de Viterbo, Italia, por el delito de «sustitución de persona». Según Cascioli , la persona que aparece en la Biblia no es Jesús sino Juan de Gamala, un judío que se opuso a la ocupación romana en el siglo I de Palestina, y que la Iglesia es culpable del crimen de «abusar de la creencia popular» planteando como hechos reales aquellos que «no son otra cosa que inventos». Un juez decidió en 2006 que el caso era admisible y que el sacerdote debía comparecer ante el tribunal para que probara la existencia de Jesús.


5) En nombre de la «libertad de expresión», usar las artes para pisotear la imagen de Dios y su Iglesia

– Al parecer, los trailers falsos son la última moda en la industria del cine. Y alguien ya se tomó el trabajo de hacer uno de la supuesta «vida íntima» de la madre Teresa —no se dice a qué Teresa se refiere—, titulado Teresa: the making of a saint, en el cual se muestra a la actriz Sophie Maes en el papel de una ultra sensual monja.

– En 2005 la BBC, de Londres, ignorando las quejas emitidas por 63 mil espectadores, estuvo exhibiendo en su «canal cultural» una obra de teatro anticristiana titulada Jerry Springer – The Opera, que repite al menos 200 veces una palabrota en el contexto de una confrontación irreverente entre Jesús, el Demonio, Adán y Eva, María y Dios Padre.

– El episodio 139 de South Park titulado «Bloody Mary», transmitido por el inmoral canal MTV, fue emitido en la víspera de la Fiesta de la Inmaculada Concepción de 2005. Los dibujos animados presentaron una estatua de la Virgen que sangraba por el ano y curó a uno de los personajes.

– En Argentina, en un programa de televisión emitido a finales de 2004, un grupo de actores cómicos representó un sketch en el que injuriaron a la Santísima Virgen presentándola «milagrosamente» aparecida bajo la forma de materia fecal en un inodoro, rodeado de feligreses rezando el Rosario y encendiendo velas.

– Ganador del premio ARCO 2010 «al mejor artista internacional», otorgado por el gobierno socialista español, y al premio internacional «René Portocarrero», concedido por la también socialista Asociación de Artes Plásticas de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, el argentino León Ferrari vive de realizar constantes exposiciones blasfemas, y esto le ha valido grandes apoyos del también socialista gobierno argentino. En 2007, con dinero público, mostró «obras de arte» donde se representa a la Virgen bailando con militares dictadores; Jesús aparece bajo excrementos de animales, y el Papa Benedicto XVI y diversos símbolos religiosos son objeto de escarnio. Entre sus obras «artísticas» más famosas, de diversos años, figuran un Cristo crucificado en un avión de guerra estadounidense a punto de estrellarse; la Virgen y Jesús en un tanque de guerra; el diablo habitando en la Biblia; Jesús en un rallador de cocina y en un molino de carne; el Señor, su Santísima Madre y varios santos cocinados en una cocinita de juguete; la foto de Juan Pablo II en un frasco lleno de condones; una secuencia de Jesús en una tostadora de pan, etc. Llega a un extremo inimaginable de injurias a Nuestro Señor, a la Santísima Virgen a y los Santos; tanto que el «mesías» Rael (secta que diviniza a los extraterrestres), premió el odio de Ferrari hacia el cristianismo dándole el título de «sacerdote honorario» de los raelianos.

– Antes de la Cuaresma de 2005, en España, se publicaron en los diarios La Vanguardia, La Razón, El Periódico de Cataluña y El Punt, a modo de publicidad gratuita, carteles gravemente ofensivos contra Dios y su Iglesia. En uno se mostraba la imagen de la Última Cena pero con un demonio rojo en el lugar de Jesús. Se veía un tendedero donde colgaban el manto de la Virgen de la Misericordia (patrona de una ciudad catalana), un preservativo, ropa interior y una careta de carnaval. Y en uno más aparecía un sacerdote de sotana y alzacuello, con las manos juntas y los labios pintados al más puro estilo «Día del Orgullo Gay».

– El 15 de diciembre de 2004 se proyectó en el programa Lo+Plus, de Canal Plus de España, un video en el que se enseñaba cómo cocinar un crucifijo: se le unta mantequilla, se le deposita en una bandeja y se le introduce en el horno. El culmen del escarnio aparece al final con esta mofa: «Al tercer día sale solo».

– En Malasia el diario Makkal Osai publicó a finales de agosto de 2007 una caricatura que mostraba a Jesucristo con cigarro en mano y la leyenda: «Si alguien los reprende por sus errores, entonces el cielo los espera».

– A finales de 2007, en las fotos del álbum Blackout de la cantante drogadicta Britney Spears, ésta aparece en un confesionario seduciendo a un sacerdote.

– El Colectivo de Gays, Lesbianas, Transexuales y Bisexuales de Madrid lanzó en 2010 su «calendario laico», con fotografías de transexuales protagonizando las nuevas escenas «religiosas», tomadas, por supuesto, de la iconografía cristiana.

– Amparada por el clima anticlerical, la federación internacional de ateos realizó su primer congreso en Europa en diciembre de 2007. Durante ella se presentó la exposición pornográfica explícita «Sanctorum», con imágenes de Cristo, la Virgen María y de los santos. Entre las imágenes figura la titulada «Cachorro Yahvé», según la cual quien se encarnó para salvarnos es un cerdo.

– En 2008 algún «genio» del diseño de interiores creó los mingitorios marianos, para orinarse en la Virgen.

– En 2005, de nuevo en España, el ayuntamiento de Lleida financió pseudoarte gay consistente en dibujos obscenos sobre modelos y escenas cristianas. En 2007 se repitió lo mismo con otra exposición. El ayuntamiento de Ibiza no se quiso quedar atrás, e imitó al de Lleida con una muestra de collages que mostraban a Jesucristo entre homosexuales y a Juan Pablo II en un postura de sexo gay.

– El comediante italiano Leo Bassi monta obras de teatro anticatólicas donde los homosexuales siempre aparecen vestidos de monjas, curas, cristos y vírgenes.

Tome en cuenta el lector que son sólo unos pocos ejemplos de las muchas manifestaciones «artísticas» anticristianas actuales.


Si de arte no tiene nada, ¿por qué se le brinda apoyo?
Por Daniel Pérez / Extractado de Revistacriterio.com.ar

Con la muestra realizada en el Centro Cultural Recoleta, en Argentina, León Ferrari alcanzó un éxito resonante y cumplió todos los objetivos que ambicionaba: obtuvo el apoyo explícito de las más altas autoridades de cultura del gobierno nacional y del gobierno de la ciudad, inspiró solicitudes y proclamas a favor y en contra de la censura, recibió aclamaciones y condenas en la calle y generosos espacios en los medios gráficos y en la red.

Sin embargo, al disiparse la polvareda, una pregunta quedará flotando en el aire: ¿qué misteriosos resortes tocó León Ferrari para provocar semejante alboroto con algunas figuritas de santos y unos pocos elementos de cocina?

Desde el punto de vista artístico, resulta claro que su principal trabajo creativo se redujo a la recorrida de santerías y casas de electrodomésticos, ya que el paso final de instalar sus compras en el Centro Recoleta —algo tan simple como volver a casa con las bolsas del mercado—, casi no merece ser tomado en cuenta.

Cae de su peso que el argumento de la creación artística no explica nada, desde el momento en que esa clase de imposturas no tiene ninguna relación con el arte inteligible y racional que demanda el gran público.

Para ilustrar con mercadería de primera mano los mecanismos de la impostura en el arte, nada mejor que estas declaraciones de León Ferrari, tomadas de una entrevista que se publicó en el suplemento Espectáculos del diario argentino La Nación (31/03/04):

«Yo no soy músico, ni lo pretendo (…) La música tiene reglamentos muy rígidos, que exigen un estudio exhaustivo. En las artes plásticas, en tiempos de la figuración, también era necesario conocer ciertos reglamentos. Pero después, mucha gente como yo hace arte sin haber estudiado. De modo que esto sería equivalente a hacer música sin ser músico».

Hacer arte sin ninguna formación artística, hacer música sin ser músico: queda claro que el nivel de autoexigencia de León Ferrari no es demasiado alto.

Pero lo cierto es que el éxito de su propósito escandalizador no tiene nada que ver con los problemas artísticos. En realidad, el revuelo causado sólo obedece a las sugestivas señales que León Ferrari dirige a la izquierda, un sector que ambiciona mantener con vida las confortables convicciones ideológicas de los viejos tiempos, aquellos en que se anunciaba la inminente caída del capitalismo y el triunfo final de ese mitológico socialismo que los «progresistas» prefieren amar desde lejos.

Esa habilidad de León Ferrari, conocida como «arte político», consiste en la demencial arbitrariedad de seleccionar, entre las innumerables iniquidades que jalonan la historia mundial, sólo las producidas [o supuestamente producidas] por la Iglesia católica, para fabricar de esa manera una historia hecha a la medida de los «buenos progresistas», quienes reciben así el mensaje que deseaban escuchar.


6) El escarnio descarado y el sacrilegio

Las burlas pueden ser casi veladas, como cuando, recientemente, en un noticiario vespertino de Televisa que conduce Paola Rojas, salió una nota en la que un sacerdote hablaba de que el pecado de pederastia en el que habían incurrido algunos clérigos era señal de que Satanás ejerce hoy una fuerte acción —obviamente como tentador—. La otrora reportera de chismes se mofó de tal afirmación diciendo: «Ahora resulta que la culpa es del diablo».

En casos como el anterior, que prácticamente son cosa de todos los días en la nación mexicana, la mayoría de la gente ni siquiera se da cuenta de que Dios y su Iglesia son agraviados. Pero otros saltan irremediablemente a la vista. Como cuando en las afueras de la Catedral Metropolitana de la ciudad de México agrupaciones homosexuales, izquierdistas y ateas hacen sus manifestaciones con letreros, consignas y, por supuesto, algunos gays disfrazados de supuestos obispos. Esta clase de escarnio es muy común ya por todo el orbe; por ejemplo, un grupo de europeos se manifiestó contra el Papa Benedicto XVI exhibiendo escudos con la leyenda «Maledictus XVI». La palabra latina maledictus significa «maldito».

Obviamente, el Papa, por ser el representante de Jesucristo en la Tierra, es el miembro de la Iglesia más atacado de todos. Hay sitios de internet prácticamente dedicados a difundir textos e imágenes contra el pontífice. Una de ellos ostenta el letrero: «¡Peligro! ¡Pederasta suelto!»; y, como pie de foto, se lee esta advertencia: «¿Eres católico? Entonces eres cómplice de su barbarie». El responsable de tal publicación sólo se ostenta como «el kura loko». No tiene intención de revelar su identidad, seguramente porque así es más difícil exigirle legalmente que demuestre sus acusaciones, ya que él mismo sabe que son mentira.

La galería de imágenes antipapales es de una extensión que sobrecoge. Cada enemigo de la Iglesia tiene sus propias «razones» para odiar a Benedicto XVI, no importa que las de unos contradigan por completo las de otros.

Por supuesto, no sólo el obispo de Roma es vejado a través de las imágenes. Los demás obispos, y muchos sacerdotes, padecen o han padecido las mismas burlas. En México la principal víctima es el cardenal Norberto Rivera Carrera, por estar al cuidado espiritual de la porción del pueblo de Dios que habita en una entidad en la que el izquierdismo ha hechado profundas raíces. Sin embargo, la mayoría de los ataques sólo llegan a internet y a veces a los diarios; darlos a conocer abiertamente en televisión, haciéndolos del conocimiento público de toda la nación, arriesgaría la causa anti-Iglesia, y los enemigos de Dios no pueden darse ese lujo.

Pero no hacen falta imágenes para burlarse de la Iglesia. En abril de 2010 el gobierno británico, a través del Foreign Office, organismo gubernamental encargado de las relaciones exteriores, preparó y filtró a la prensa un documento ofensivo contra el Papa, previo a su visita apostólica a aquel país. Lo tituló «La visita ideal», y en él proponía que que el pontífice inaugurara durante su visita una clínica abortista y bendijera un «matrimonio» homosexual; además, que se lanzara en Inglaterra una marca de preservativos con el nombre del Papa.

Dice san Juan que «el mundo entero yace en poder del Maligno» (1 Jn 5, 19). Verdaderamente el poder terrenal suele estar en malas manos. Dijo Satanás a Jesús mostrándole todos los reinos de la Tierra: «Te daré todo el poder y la gloria de estos reinos, porque a mí me ha sido entregada, y se la doy a quien quiero» (Lc 4, 6).

Por eso nadie puede callar ni parar a los que calumnian a la Iglesia. Hoy cualquiera puede hablar mal de ella, como el bloguero Lukas Gómez, que escribe: «Todo es hipocresía en la religión católica. Se va a Misa los domingos para lucir el último vestido a la moda… Los grupos de oración son centros disimulados de ligue para tímidos. Mini centros de poder en los que la persona que los controla no duda en hablar en nombre de la Virgen, o de los santos o del propio Dios, habitualmente amenazando con las penas del Infierno al discípulo que se desmande o no siga la palabra divina». ¿Y qué tal lo que dice la página web del medio de comunicación español El Jueves? Con fecha del 6 de abril, se lee: «La crucifixión era una técnica de bronceado. La manipulación del Vaticano ha ocultado la realidad: que Cristo subió al Solarium Gólgota por voluntad propia. La Madre Iglesia, católica y apostólica … Tanto empeño ha puesto en ocultar que Jesucristo fue crucificado para tomar el sol. Debemos el descubrimiento al arqueólogo Hans Füller, de la Universidad Merovingia… Razona Füller: ‘Lamento tener que sospechar que alguien se ha dedicado a encubrir las pruebas que nos habrían apartado de este error histórico. Alguien interesado en vendernos que Jesucristo se sacrificó por nosotros, no que buscase ponerse moreno’».


Sacrilegio es la lesión o profanación de cosa, persona o lugar sagrados.
Siendo cada bautizado un hijo de Dios, toda acción realizada para lesionarlo por ser cristiano constituye en sí un sacrilegio; si el ataque se dirige contra un ministro de la Iglesia o contra una religiosa, todos ellos consagrados al servicio divino, el sacrilegio adquiere una connotación más grave. El sacrilegio de los lugares sagrados (templos, altares, camposantos) es común entre satanistas, pero la peor de todas las profanaciones posibles es la que se hace a la Eucaristía; las religiones diabólicas consiguen Hostias sagradas para profanarlas.

En el año 2000 tres muchachas italianas —dos de 17 años y una de 16— sometieron y asesinaron con 18 puñaladas a la monja Maria Laura Mainetti, superiora de la Comunidad de las Hijas de la Cruz en el Instituto María Inmaculada de Chiavenna (norte de Italia), de 69 años de edad, durante un rito satánico. Las jóvenes engañaron a la religiosa citándola en una zona apartada con la excusa de que una de ellas había quedado embarazada y necesitaba ayuda.

En agosto de 2006, en Costilla Country, Colorado (EU), cuatro mormones profanaron untemplo católico. Los mormones decapitaron una estatua y cometieron otros actos sacrílegos, como colocar el libro mormón encima del altar e imitar el ceremonial católico con un joven listo para el sacrificio. Los mormones tomaron fotos y las subieron al portal photobucket.com.

En abril de 2008, en Monterrey, Nuevo León, dos periodistas del diario Milenio profanaron el sacramento de la Confesión. Fingiendo ser penitentes, y engañando a sacerdotes de siete templos, se «confesaron» de pecados de robo y adulterio para luego revelar las penitencias en un reportaje vil que incluía los diálogos sostenidos.

El 7 de junio de 2009, en La Paz, Argentina, cinco cruces de un Viacrucis y una gruta de la Virgen María, entronizados menos de tres meses antes, fueron destruidos en un atentado.

En Sierra Nevada (Granada), España, una pequeña imagen de la Virgen del Pilar colocada en la cima de un cerro fue quemada por vándalos a mediados del mes de agosto de 2009.

En mayo pasado, en Venezuela, los obispos exigieron la retirada de un mural socialista del Colectivo La Piedrita, organismo al que se le atribuyen los atentados contra el arzobispo de Caracas y la Nunciatura Apostólica.En el mural aparecen las imágenes de Cristo y la Virgen de Coromoto portando fusiles.

En Inglaterra el fotógrafo Andy Craddock ingresó en el templo de San Miguel Penkivel, Cornualles, en la diócesis de Truro, donde lo profanó tomando fotografías eróticas a un grupo de modelos. Las mujeres fotografiadas aparecen semidesnudas y en posiciones sugerentes junto al altar y acompañadas de cruces; incluso encima de lápidas en el cementerio adyacente.

El pasado mes de abril el templo parroquial de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, ubicado en el poblado de El Porvenir, en Chihuahua, fue incendiado a la vista de los fieles por un grupo de sujetos armados que rociaron las puertas con gasolina. Los fieles lograron controlar el fuego, pero también se dañaron el vestíbulo y los instrumentos musicales.

El 27 de abril de 2010, en la arquidiócesis de Xalapa, Veracruz, se peretró un atentado en el templo parroquial del Espíritu Santo. Falleció una persona, y otra resultó gravemente herida. El hecho ocurrió cuando alguien entró y golpeó a las dos personas mencionadas.

La noche del 25 de mayo próximo pasado dos hombres ingresaron al templo de Santa Rosa de Lima, en Maywood, California (EU). Rompieron un Cristo, le clavaron un puñal en el rostro a una imagen de la Guadalupana, pintaron el número 666 en distintos lados, hicieron destrozos en las oficinas administrativas y defecaron en el auditorio.

http://www.elobservadorenlinea.com/content/view/2385/1/

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás ninguno..Tambien vota los articulos, eso ayuda a saber que lecturas valen la pena leer

  • Cristian74

    Creo que de poco sirve hacer entender, a quienes se creen conocedores de la verdad plena, ya que los comentarios realizados, dejan entrever un criterio ya formado, en el cual no hay cavida a Dios en plenitud, a ese Dios que se ha ido revelando en el transcurso de la historia. Es verdad que la Iglesia ha cometido errores, comete y quizas los seguira cometiendo, pero cerrarse a que los herrores son exclusivos de la iglesia es por decir a lo menos sobervio. No creo que sea un católico ferreo el que escribe, por que se caería en una escritura fundamentalista, y ese aspecto no es propio de la Iglesia católica, ni tampoco es bueno decir que la iglesia es influenciada por poderes politicos, ya que si es tan perseguida y maltratada, es justamente por que es la única capaz de levantar la voz cuando los poderes politicos quieren vivir como dioses, sin serlo.
    La iglesia es Santa, por cuanto su fundador es Santo, y si persiste hasta hoy, es por que está guiada por el Espiritu Santo, no asi otros que se creyerón grandes, como imperios o poderes politicos y que terminan sin penas ni glorias, La iglesia en cambio será guiada hasta el fin del mundo. Recapitulando, creo que no es bueno culpar a la iglesia por todo lo malo que a lo largo de la historia ha sucedido, muchas veces si actuaron mal no fué por maldad, si no por que era la forma de obrar de acuerdo a la epoca en que se vivieron los hechos, Hago un llamado a informarse mejor de la historia de la iglesia para poder dar testimonio fiel y creible, ya que “solo la verdad, nos hara libres” (Juan 8, 32).
    Con afecto de considerarme su hermano en Cristo Jesús nuestro Señor.
    Cristian.

  • Alejandro

    Este artículo, finalmente, fue lanzado desde la visión de un católico férreo y no desde una postura imparcial. Esperaba algo mejor. Sólo están tapando el sol con un dedo. (El sol que alguna vez dijeran que giraba alrededor de nuestro planeta).

  • Rafael Garcia

    Despues de todo esto solo dire dos palabras: el ansia de poder de los politicos y el despilfarro lo tiene que susanar la iglesia con los que ellos no quieren ni oir hablar.