El Camino Neocatecumenal en Japón

Los obispos de Japón solicitaron al fundador del Camino Neocatecumenal, el español Kiko Argüello, que retire a su movimiento del país por cinco años para reflexionar sobre su actividad apostólica en esta nación que –según los prelados– en algunos casos colisionaría con la cultura local.

El Arzobispo de Nagasaki, Mons. Joseph Mitsuaki Takami, informó a ACI Prensa que se trata de un pedido temporal y no de una salida sin retorno. “Luego de esos cinco años estaremos listos para conversar las cosas con ellos. No queremos que se vayan y que nunca vuelvan. No, no. Queremos que trabajen de forma que nos agrade y para eso tienen que aprender japonés y particularmente la cultura japonesa“, indicó.

Mons. Takami conversó con ACI Prensa el 16 de diciembre, luego de la audiencia privada que cuatro obispos japoneses sostuvieron el 13 de diciembre con el Papa Benedicto XVI en el Vaticano en el marco de su visita ad limina.

En esta reunión, reveló el Arzobispo Takami, el Papa expresó su disconformidad con la idea de que el Camino Neocatecumenal, que sirve en Japón desde hace unos 30 años, salga del país. Además, ni la Santa Sede ni este movimiento se han pronunciado al respecto públicamente.

Si bien no conocen todos los detalles de la reunión entre el Papa y los obispos, el Arzobispo dijo que “todos los prelados de Japón están muy interesados en ella” y acatarán lo que finalmente disponga el Pontífice.

Mons. Takami recordó que tras una serie de conversaciones entre el Papa y los obispos japoneses se cerró en marzo de 2009 el seminario Redemptoris Mater del Camino Neocatecumenal de Takamatsu, en la isla de Shikoku, debido a problemas con la diócesis local.

Tras el cierre del seminario, los estudiantes fueron enviados al Redemptoris Mater de Roma, también del Camino. Como rector del mismo fue nombrado el Obispo Emérito de Oita (Japón), Mons. Takaaki Hirayama.

En declaraciones a ACI Prensa, el vicerrector del seminario romano, P. Ángel Luis Romero, explicó no consideran prudente dar alguna declaración sobre este tema por el momento, ya que esperan un pronunciamiento oficial de su fundador, Kiko Argüello, en el futuro próximo.

Luego de lo ocurrido en Takamatsu, el Vaticano nombró a un vicario para que tratara con los obispos el tema de la presencia del Camino Neocatecumenal en Japón y expresó su confianza en que el seminario “siga contribuyendo a la evangelización del país de la manera más apropiada para lograr este objetivo”.

Mons. Takami explicó que uno de los problemas entre su diócesis y el Camino está en la obediencia de los sacerdotes pertenecientes a este movimiento. “Dicen que quieren ser obedientes al obispo en la diócesis en la que trabajan, pero no lo hacen, no completamente. No es suficiente o no lo hacen de manera adecuada”, lamentó.

Asimismo, explicó que los problemas se extienden a la liturgia, pues si bien usan el japonés vernacular en sus oraciones, no traducen los cantos. “Usan todo lo que tienen de acuerdo a la espiritualidad de Kiko (el fundador), que es muy, pero muy diferente a la de nuestra cultura y nuestra mentalidad“, agrega.

Mons. Takami lamentó que algunos miembros del Camino Neocatecumenal promuevan sus celebraciones litúrgicas como superiores a la manera “imperfecta” en que los sacerdotes diocesanos celebran la Misa, lo que genera aún más división.

Para el Arzobispo también es complicada la relación financiera con el Camino Neocatecumenal, que mantiene su economía al margen de las parroquias, lo que hace más difícil informar al gobierno y debilita a las mismas parroquias.

Mons. Takami enfatizó que los obispos están unidos en el deseo de obedecer al Papa en lo que decida sobre el futuro del Camino en Japón.

FUENTE: ROMA, 17 Dic. 10 / 04:01 pm (ACI)

FOTO: www.periodistadigital.com

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás ninguno..Tambien vota los articulos, eso ayuda a saber que lecturas valen la pena leer