La Pascua judía, una festividad sin pan pero con mucha miga

Los judíos en Israel y en todo el mundo celebran a partir de hoy y durante una semana su Pascua, una fiesta caracterizada por la ausencia total de productos leudados, que conmemora la liberación de la esclavitud en el Egipto faraónico.

Desde primera hora de la mañana, en muchos barrios de Jerusalén y de otras ciudades del país proliferan pequeñas hogueras donde los más tradicionalistas queman los últimos restos de un producto, el pan, que a partir de esta tarde queda proscrito, pues no podrán comerlo, ni verlo, en los próximos siete días.

Y es que según manda la tradición, los judíos se privarán durante la semana pascual de comer ese alimento o todo otro producto leudado a fin de recordar el episodio bíblico del Éxodo, en el que liderados por Moisésescaparon del yugo egipcio hace 3.500 años.

Teniendo que huir a toda prisa, la narración cuenta que los israelitas no pudieron esperar a que la masa del pan subiera y se horneara en condiciones.

“Y guardaréis la fiesta de los panes ázimos. Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado (con levadura), sea extranjero o natural del país, será borrado de la congregación de Israel”, ordena el segundo libro de la Torá (Pentateuco), que da a la fiesta el nombre de “Pesaj”.

La tradición judía entiende como “leudante” la mezcla de agua, durante más de dieciocho minutos, con alguno de los cinco cereales básicos con los que se elabora el pan: trigo, centeno, cebada, avena y escanda.

Desde hace algunos días incluso en comercios, supermercados y establecimientos de ocio ya se han precintado los lugares destinados a los productos con levadura ysólo se pueden adquirir alimentos que cumplan las leyes de alimentación judía.

La supresión en los hogares de todo vestigio de productos que respondan a este criterio comenzó hace semanas, con una limpieza a fondo de las más minúsculas miguitas, a la que sigue la venta simbólica a un persona de otra religión de los productos prohibidos.

“No puedes tener nada de pan ni levadura en la casa, así que tenemos que limpiarla realmente bien, es un buen momento para dejarla impoluta“, explica Inbal Nahum, una israelí residente en Jerusalén.

Su pareja, Matán Milas, reconoce que lo que más cuesta arriba se le hace es “no poder beber cerveza estos días”.

No todos los israelíes se vuelve escrupulosamente obsesivos con la “desinfección” de leudantes, aunque sí buena parte de la población secular en el Estado judío come durante esta semana pan ázimo, llamado en hebreo “matzá“, que se prepara sólo con harina y agua, cuya mezcla se introduce casi inmediatamente en el horno.

En esta festividad también se suelen degustar otros alimentos que simbolizan losmomentos agridulces y las penurias que vivió el pueblo judío en su salida de Egipto.

El punto álgido tendrá lugar esta noche con una cena ritual conocida como “Seder”, en la que se acostumbra a leer la “Hagadá” de “Pesaj”, que describe la gesta que encabezó Moisés y el posterior deambular durante décadas por el desierto del Sinaí.

El 82 por ciento de la población secular judía en Israel celebra ese rito, que entre los tradicionalistas es seguido por el 98 por ciento, según la Oficina Central de Estadísticas.

Esa cena es precisamente la que celebró Jesús con sus doce discípulos en el Cenáculo del Monte Sión de Jerusalén, hecho que los cristianos conmemoran el próximo Jueves Santo.

En ella se suelen intercalar cánticos y enseñanzas para los niños, que preguntarán a sus mayores: “¿Por qué es esta noche distinta de otras?”, a lo que les responderán cantando que “esta noche nos sentamos reclinados”, pues “hemos dejado de ser esclavos, ahora somos libres”.

También se cuentan episodios como el de las diez plagas divinas con las que Moisés supuestamente logró doblegar al Faraón tras pedirle encarecidamente “Deja ir a mi pueblo”.

De acuerdo con el Antiguo Testamento, los hebreos participaron en la construcción de las ciudades-granero de Pitón y Ramsés en el Antiguo Egipto, aunque los historiadores no coinciden en la identidad del faraón bajo el que lo hicieron.

La festividad es también conocida como “Fiesta de la Primavera” o de la “Libertad”, que miles de peregrinos aprovechan para realizar un viaje espiritual a Jerusalén.(RD/Efe)

Redacción, 18 de abril de 2011 a las 17:06

http://www.periodistadigital.com/religion

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás ninguno..Tambien vota los articulos, eso ayuda a saber que lecturas valen la pena leer