Un decálogo de la comunidad

  1. 1. La comunidad no es un hotel, un equipo de trabajo y menos aún un nido de víboras. Es el lugar en el que cada uno o más bien la mayoría trata de salir de las tinieblas del egocentrismo a la luz del amor verdadero.
  2. 2. Una comunidad no se constituye como tal hasta que la mayoría de sus miembros está dispuesta a dar el paso de la “comunidad para mí” a “yo para la comunidad”. Es el paso del egoísmo al amor, de una tierra de esclavitud a una tierra de liberación interior.
  3. 3. La comunidad no es simplemente un grupo de personas que viven juntas y se quieren. Es una corriente de vida, un corazón, un alma, un espíritu. De ahí la atmósfera particular de alegría y acogida que caracteriza a la verdadera comunidad.
  4.  Vivir en comunidad es descubrir y amar el secreto de la persona en lo que es única. Es así como se llega a ser libre para descubrir la persona profunda del otro.
  5. No hay que buscar la comunidad ideal. Se trata de amar a los que Dios ha puesto a nuestro lado hoy; ellos son signos de la presencia de Dios para nosotros.
  6.  Quien crece en amor y en sabiduría en la comunidad hace crecer a toda la comunidad; quien tiene miedo a avanzar, impide que crezca la comunidad.
  7.  Para enraizarse en la vida comunitaria y vivir la alianza que implica, son necesarios modelos. Es necesario vivir con personas que sean felices, que hayan pasado por algunas pruebas, y que hayan encontrado la paz interior y un cierto conocimiento.
  8.  La comunidad cristiana debe hacer como Jesús: proponer y no imponer. El amor de hermanos es lo que debe convertirse en luz que atrae. La verdadera comunidad se abre cada vez más a los demás.
  9.  Cuando se vive en comunidad y lo cotidiano está repleto y es arduo, es absolutamente indispensable orar: “abandonar  nuestro  ser entero a Dios, dejándole tomar el timón de nuestra existencia .
  10.  En el centro de la comunidad está la fiesta. Esta es una experiencia común de alegría, un canto de acción de gracias. Se celebra el hecho de estar juntos y se da gracias por el don que se nos ha dado.

«Celebraciones con Jóvenes» (Ed. Paulinas). Ricardo Cuadrado Tapia

 

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás ninguno..Tambien vota los articulos, eso ayuda a saber que lecturas valen la pena leer

  • johony

    Es muy lindo y reconfortante.